El "aceite de oliva procedente de aceitunas verdes", conocido en la Roma de los césares como Omphancin, era apreciado como el más exquisito no solo culinariamente, también en rituales religiosos y para la preparación de ungüentos perfumados.

El aceite de oliva virgen extra de cosecha temprana

Se trata de un aceite de oliva virgen extra de calidad premium, logrado de las primeras aceitunas de una nueva cosecha. Ofrece un inmejorable equilibrio de sabor y aroma, con toques de amargo y picante precisos, para cautivar a los amantes del aceite de oliva con un equilibrio perfecto.

Se produce en el mes de noviembre de aceitunas en “envero” (verde / negra).

Es un hecho comprobado que el aceite de oliva se deteriora conforme progresa su grado de maduración. El aceite contenido en la aceituna puede sufrir la acción de enzimas propias del fruto, como lipasas, lipoxigenasas, liasas, polifenoloxidasas, etc, que experimentan un aumento de su actividad conforme el fruto madura. Por otra parte, el fruto se reblandece con la maduración, haciéndose más susceptible a los daños mecánicos y, lo que es peor, a la infección de microorganismos patógenos. Por todo esto, lo ideal es extraer el aceite de la aceituna en un momento de maduración temprano.

Los fenoles

Otra característica propia de los aceites de oliva virgenes extra de cosecha temprana es su alto índice de fenoles. Estos compuestos han demostrado en estudios de laboratorio sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y preventivas de coágulos, a partir de un trabajo de investigación del Dr. Francisco Pérez Jiménez, del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Este estufio es el primero que demuestra un beneficio de los aceites de oliva ricos en fenoles sobre la función vascular.

"La ingesta de alimentos ricos en fenoles puede mejorar la salud cardiovascular y proteger el corazón," afirmó Jiménez.

Jiménez y su equipo midieron la capacidad de los vasos sanguíneos de los participantes en el estudio de responder a cambios rápidos en el flujo sanguíneo, después de haber consumido unos alimentos relativamente ricos en grasas que contenían todos los tipos de aceites de oliva.

Se observó que la respuesta y la función de los vasos sanguíneos mejoraba durante las primeras cuatro horas después de tomar las comidas con aceites ricos en fenoles, mientras que no se apreció diferencia con respecto a los valores iniciales en los que habían tomado comidas con aceites de oliva bajos en fenoles.

Los investigadores hallaron también unos mayores niveles de óxido nítrico, la molécula responsable de la diolatación de los vasos sanguíneos, así como unos niveles reducidos de estrés oxidativo tras el consumo de una comida rica en fenoles.


Boletín