Las propiedades antiinflamatorias del aceite de oliva virgen extra y la enfermedad Covid

Nuestro oro verde puede desempeñar un papel importante en la solución a las secuelas de la pandemia

cápsulas de aceite de oliva virgen extra

La irrupción en nuestras vidas de la pandemia en marzo de 2020 ha supuesto muchos cambios en nuestra vida. Sobre todo a nivel sanitario. Un nuevo síndrome denominado Covid ha hecho acto de presencia y ni las vacunas ni los medicamentos que actualmente están autorizados para su cura han conseguido dar una respuesta médica definitiva.

Una enfermedad inflamatoria

La enfermedad Covid es un síndrome de carácter inflamatorio que afecta principalmente a personas mayores y personas con comorbilidades que les hacen vulnerables. Adolecer de obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes o cáncer suponen un mayor riesgo de mortalidad tras la acción del SARS-CoV-2.

Son enfermedades que se caracterizan principalmente por un nivel de inflamación bajo mediado por un aumento de citoquinas y otros agemediadores proinflamatorios. Las personas afectadas tienen un peor pronóstico ante la enfermedad.

Se aprecia rápido que estas enfermedades están relacionadas, entre otros factores, con patrones de alimentación. Una dieta rica en grasas saturadas y azúcares refinados lleva a este tipo de dolencias. Podríamos decir que las enfermedades cardiovasculares, nuestra primera causa de muerte, y el cáncer, la segunda, están provocadas por hábitos de alimentación inadecuados.

Por tanto, adoptar una alimentación saludable es una estrategia preventiva excelente, limitando así la gravedad de la enfermedad Covid.

El poder de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es nuestro gran activo para luchar contra esta enfermedad. Se caracteriza por un alto contenido en alimentos vegetales, ricos en fibra y compuestos bioactivos, y grasas insaturadas como las de los frutos secos y el aceite de oliva virgen extra, así como por un consumo moderado de carnes magras, pescado y lácteos.

Y el aceite de oliva virgen extra está en el centro de esa poderosa herramienta preventiva. Uno de los sellos de identidad y omnipresente en el repertorio de recetas de la cuenca mediterránea. Junto al consumo de verduras y legumbres, el aceite de oliva virgen extra se considera uno de los factores que explican la capacidad de la dieta mediterránea para explicar tanto la longevidad como la calidad de vida de las personas que siguen esta forma de alimentarse.

El hidroxitirosol, el secreto de nuestro rico aceite

El tipo de grasa monoinsaturada que contiene el aceite de oliva virgen extra explica su efecto beneficioso sobre las enfermedades cardiovasculares.

Y los polifenoles que contiene han demostrado efectos antioxidantes y antiinflamatorios, destacando el hidroxitirosol, ampliamente estudiado por sus beneficios en la salud. Este polifenol es el resultado de la hidrólisis de la oleuropeína y su contenido en el aceite depende de factores como la variedad de la acetuna, el tipo de cultivo y el proceso de elaboración del aceite.

Su poder antiinflamatorio ha sugerido su potencial para la prevención y el tratamiento de pacientes con Covid. Parece que hidroxitirosol se une de forma simultánea a la proteína de la cápsida del Sars-CoV-2 y al receptor ACE2, la puerta de entrada en el organismo. De hecho, en un estudio con humanos se observó que la administración de hidroxitirosol en forma de spray nasal podría ser efectiva para prevenir la enfermedad Covid.

Otros estudios han puesto de manifiesto que el hidroxitirosol también podría tener efectos beneficiosos en pacientes con Covid porque inhibe diferentes proteínas activadas por el SARS-CoV-2 que son responsables del daño en los tejidos característico de esta enfermedad.

Al mismo tiempo, el hidroxitirosol parece reducir la concentración de la interleukina 6 y el factor de necrosis tumoral alfa, agentes proinflamatorios implicados en la famosa “tormenta de citoquinas” de la enfermedad Covid.

Además, el hidroxitirosol juega un papel importante por su efecto antioxidante, que favorece la síntesis de elementos de respuesta antioxidante, sobre todo por la activación de la proteína Nrf2, ayudando a proteger los tejidos de lesiones.

También ayuda en el síndrome post-Covid

El aceite de oliva virgen extra también es beneficioso en el tratamiento del síndrome post-Covid consistente en la persistencia de síntomas durante más de 12 semanas tras sufrir en síndrome agudo. Se caracteriza por la presencia de síntomas como fatiga, ansiedad, depresión y alteración del sueño, entre otros, que impiden a los pacientes llevar una vida normal.

Se ha descrito que la toma de hidroxitirosol a través de un suplemento alimenticio mejora el estado mental y físico de los pacientes.

Además del hidroxitirosol, otros compuestos bioactivos como vitaminas del grupo B, vitamina C o L-carnitina podrían también jugar un papel importante.

Por tanto, podemos afirmar que la evidencia acumulada apunta claramente a que mantener unos hábitos de alimentación adecuados nos pueden ayudar mucho en la lucha contra esta nueva enfermedad. Y que el aceite de oliva virgen extra puede jugar un papel muy importante en el contexto de una dieta mediterránea.

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento
Product added to compare.

Tu privacidad es importante para nosotros

Usamos cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos, de personalización (e.g., idioma) y publicitarios. Estos datos recopilados son usados para garantizar la seguridad, evitar fraudes, depurar errores y servir técnicamente los contenidos. Al continuar navegando en el sitio web, aceptas todas las cookies y muestras conformidad con nuestra Política de Privacidad y Cookies.